jueves, 19 de enero de 2017

Aragua: Militares apuntaron y despojaron de cámara a periodistas




Funcionarios de la Guardia Nacional amedrentaron a los periodistas Paola Belis y Daniel Mellado del diario El Clarín, durante una protesta de universitarios por el aumento del pasaje, en la avenida Interindustrial de La Victoria, municipio Ribas del estado Aragua, que terminó con la quema de un autobús.

Los hechos se presentaron pasadas las 9 de la mañana del martes 17 de enero, cuando los reporteros llegaron a cubrir la manifestación.

Debido a que se generó un enfrentamiento entre efectivos militares y estudiantes de la Universidad Politécnica Territorial de Aragua Federico Brito (Upta), los comunicadores quedaron en medio del enfrentamiento y corrieron hacia donde estaban oficiales de la Policía de Aragua, para protegerse. Mientras se desplazaban fueron interceptados por varios GNB, quienes los apuntaron y los obligaron a entregar la cámara.

Posteriormente, los periodistas quedaron a salvo, sin embargo, no les devolvieron el equipo hasta una hora después, previa mediación con un funcionario del cuerpo castrense.

La retención del instrumento de trabajo impidió la cobertura -con imágenes- de los hechos, lo que constituye un obstáculo al ejercicio profesional, sumado al acto de intimidación con arma de fuego.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Apure: Cicpc allanó radio e interrogó a periodistas en Guasdualito

Ipys Venezuela


Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), allanaron la sede de Radio Fe y Alegría 620 AM y 101.5 FM en Guasdualito, municipio Páez del estado Apure, la mañana del pasado sábado 17 de diciembre.

En principio se intentaba ejecutar el procedimiento sin una orden formal, pero ante la solicitud realizada por el equipo de guardia en la emisora, los agentes presentaron una comunicación oficial.

La acción fue justificada en una declaración del dirigente político de Marea Socialista y exdiputado del Consejo Legislativo regional, Freidman Páez, donde hizo un llamado a la resistencia.

Al momento de llegar los funcionarios conminaron a los periodistas Carlos Barco Segura e Isaura Ramos a ir a declarar ante la sede del cuerpo detectivesco, no obstante, ellos se negaron. Luego de más de una hora formalizaron el requerimiento y los reporteros -ambos muy conocidos y queridos en la población- acudieron a la sede del organismo.

La intención del procedimiento era obtener información sobre el cubrimiento noticioso de los hechos ocurridos en Guasdualito el viernes 16 de diciembre, día en el que fueron saqueados los bancos Bicentenario, Venezuela y Sofitasa, además de atacadas la sede de la alcaldía.

Curiosamente, al momento de llegar, los agentes actuantes se presentaron con supuestos “testigos” de los hechos, aunque el trabajo reporteril es público y comunicacional, además estar en el lugar de los hechos –mientras pueda- es la premisa de cualquier periodista en el mundo.



Incriminación y desprestigio


El gobernador del estado Apure, Ramón Carrizalez, publicó este domingo en su cuenta de Twitter @RCarrizalezPsuv una fotografía con círculos rojos, señalando con nombre y apellidos a ciudadanos, dirigentes y al periodista Carlos Barco, cuando se encontraban en el lugar de los hechos, minutos antes de de generarse los disturbios.

Pese a que claramente se observa al comunicador hablando por teléfono, sin ninguna actitud ilegal, el mandatario regional lo identificó en su trino como miembro de la #Derechamalandra, representando esto una clara incriminación en un hecho punible y sometiéndolo al escarnio público por solo estar presente en el sitio de los sucesos.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Apure: Al menos un herido por fuertes protestas en Guasdualito por falta de dinero en bancos


* Quemaron los bancos Venezuela y Bicentenario. Causaron destrozos en Sofitasa

Miguel Cardoza
Guasdualito

Decenas de ciudadanos protestan en Guasdualito, municipio Páez del estado Apure, luego que este viernes no se permitiera depositar billetes de 100 bolívares, los cuales ya salieron de circulación.

Muchos quedaron con las unidades desvalorizadas, además, los bancos no tenían efectivo de ninguna denominación, para dispensar por taquilla ni cajeros automáticos, los puntos de venta colapsaron y las páginas web para transferencias u otros trámites estuvieron con problemas.

Todo comenzó a agudizarse con la quema de objetos frente al Banco de Venezuela.

Antes de intentar ingresar una multitud a la entidad financiera, la Guardia Nacional formó barricadas para contener la manifestación.

Muchos lanzaron piedras hacia el banco tratando de violentar las puertas para poder ingresar.

Luego, a finales de la tarde, la situación se intensificó. Se escucharon fuertes detonaciones y al menos hubo una persona herida, precisamente una joven que fue trasladada al hospital José Antonio Páez de Guasdualito.

"Está viva", gritaban mientras la ayudaban, en la avenida Márquez del Pumar y se seguían escuchando detonaciones.

También la protesta se sintió en los alrededores de Pdvsa y la alcaldía de Páez, sede a la cual le destruyeron varios vidrios de la fachada.

Saqueados tres bancos
Pasadas las 8 de la noche, el Presidente Nicolás Maduro, confirmó que fueron saqueados y quemados los bancos Venezuela y Bicentenario, ambos de la red pública. El mandatario dijo que los responsables están identificados y señaló a la derecha y grupos paramilitares de estar tras los sucesos.

El Banco Sofitasa, de capital privado también fue saqueado.

Los billetes de cien bolívares fueron lanzados en las calles en grandes cantidades, como desecho

Las protestas siguieron
Entrada la noche las manifestaciones siguieron. Un grupo de personas entró al centro de acopio de Mercal y Pdval, donde cargaron con comida por bultos, pero llegaron los funcionarios de la Guardia Nacional y detuvieron a varios hombres, mientras otros huyeron.

Durante la noche comenzó un fuerte patrullaje y aunque se hablaba de varios grupos aún con intención de continuar las protestas, los efectivos castrenses se mantuvieron en la calle tratando de evitar que continuara la grave situación.